Secretos de la decoración con estilo zen

El estilo zen en la decoración de interiores significa diferentes cosas para las diferentes personas. Para algunos, una estética zen es todo acerca de espacios claros y abiertos con decoración minimalista. Otros creen que los interiores zen necesitan un toque japonés tradicional o contemporáneo.
El objetivo general del estilo zen es crear un hogar tranquilo e inspirador que sea agradable a la vista. La decoración zen puede combinar cualquiera o todos de los siguientes elementos: líneas rectas, espacios abiertos y transparentes, materiales naturales (bellos, pero sin pretensiones), mobiliario sencillo, y sutiles colores tomados de la naturaleza. Este estilo se basa en la calidad en lugar de la cantidad de elementos, proporcionando una mirada general tranquila.

Claridad, calma, pureza y amplitud. Usted puede crear estas cualidades en su hogar, así como en su mente. De hecho, la creación de estas sensaciones en su casa le ayudará a crearlas en su mente.
El propósito de la decoración de estilo zen es convertir su hogar en un lugar relajante y tranquilo, de descanso de las demandas del mundo exterior.
Un requisito para este tipo de decoración es reducir la paleta de colores, utilizando tonos de colores neutros, agua y tierra. También se debe tratar de mantener las superficies de paredes, pisos, mesas libres de objetos innecesarios. Nada debe invadir el espacio libre, sólo un claro espacio de calma y vacío para descansar los ojos. Esto ayudará a mantener la sensación de amplitud y serenidad en el hogar.

En un ambiente con estilo zen, la naturaleza y el arte interactúan unos con otros.

Algunos materiales típicos del estilo zen son:
♦ madera y fibras naturales (por ejemplo, el ratán, mimbre, paja)
♦ tejidos naturales (por ejemplo, lana, lino, algodón)
♦ metales no preciosos, piedras y cerámicas simples.

En los interiores zen, todo está rodeado de espacio libre. Así, al desocupar y limpiar una o dos piezas de mobiliario, de inmediato se sentirá más ligero y respirará más libremente. Debe limpiar todas las superficies. Limpiar el suelo también. Vuelva a pintar algunas paredes si es necesario. Sólo utilice elementos simples, útiles, cómodos y de alta calidad que sean estéticamente agradables. Le tomará unos pocos días y podrá disfrutar de la pureza de un espacio claro y luminoso en su casa.

Elija con cuidado lo que se estará a la vista en su casa, ya que usted lo verá cada día, e influirá en sus pensamientos y sentimientos.

Un gran truco para llevar a cabo la decoración estilo zen es el de utilizar opuestos:
♦ áspero / suave (por ejemplo, una cesta tejida en crudo contra una pared pulida, cerámica vidriada en contra de la madera en bruto o piedras);
♦ intrincado / liso (por ejemplo, un artefacto altamente modelado o texturado contra un fondo plano de color sólido);
♦ formas geométricas / curvas (por ejemplo, un jarrón redondo en una ventana rectangular).

En el diseño de interiores con estilo zen se utilizan materiales naturales tanto como sea posible. Colocar plantas es una buena forma de traer el mundo natural al interior de la casa. Una fuente de interior es otra manera de calmar el espíritu y estar conectado con el mundo natural. El sonido de las fuentes de agua es muy puro y relajante. Por otra parte, el uso de obras de arte en las paredes puede mantener el mundo natural presente: imágenes de la tierra, del mar, o de las nubes, o una imagen abstracta de agua cristalina, rocas, flores, frutas o árboles.

Decorar el interior de su casa con estilo zen le ayudará a cultivar la calma y la claridad, y a abrir su mente.

Si desea obtener más información acerca del estilo zen puede visitar:

Deja un comentario