Select Page

Casa limpia y ordenada: 8 hábitos para un buen mantenimiento del hogar.

Casa limpia y ordenada: 8 hábitos para un buen mantenimiento del hogar.

Descubre los tips que te ayudarán a mantener tu casa limpia y ordenada.

Bienvenidos a PlanetadecoTodos sabemos lo difícil que es mantener la casa limpia y ordenada. Normalmente empleamos mucho tiempo y esfuerzo en limpiar nuestra casa, pero a veces no llega a pasar ni un día cuando todo vuelve a estar patas arriba. Otras veces, nos faltan el tiempo y las ganas para hacer un mantenimiento del orden y la limpieza de nuestro hogar.

Infografía de cómo mantener una casa limpia y ordenada.

Algunos vectores de esta infografía pertenecen a Revicon, Roundicon, Nikita Golubev y Madebyoliver de Flaticon.

Por eso a continuación ponemos a tu disposición de 8 tips que te ayudarán a que ver tu casa limpia y ordenada, no sean una misión imposible, sino una cuestión del día a día.

1. HACER LA CAMA ANTES DE COMENZAR EL DÍA.

Este primer consejo que te ofrecemos para mantener tu casa limpia y ordenada, es quizás el más importante para empezar con buen pie. Por eso consideramos que hacer la cama al despertarnos, es una buena forma de darte a tu cuarto un aspecto considerablemente mejorado.  El hecho de hacer la cama al despertarse, y no más tarde, radica en que una vez que salimos de la habitación, es más fácil que nos entretengamos con el desayuno, u otras actividades. SI ya te han dicho eso de que no hay que hacer la cama nada más levantarse porque las sábanas tienen que ventilarse, no hagas mucho caso. Darle una buena sacudida a tus sábanas no se compara con dejarlas reposar al aire de ningún aire.

Una casa limpia y ordenada con la cama hecha.

Además empezar el día con un hábito saludable como es el de mantener cierta organización, es imprescindible para que el resto del día se desarrolle con unas expectativas positivas hacia la idea de emprender un cambio en nuestra rutina.

2. FREGAR MIENTRAS COCINAMOS Y FREGAR DESPUÉS DE COMER.

Lo primero es igual de importante que lo segundo. Y es que este tip es uno de los que más nos pueden ayudar a la hora de mantener nuestra casa limpia y ordenada. Es muy habitual que después de cocinar queda una montaña inmensa de platos sucios. Es más, después de comer se juntan los cacharros que ya había, mas los que hemos usado para comer, y el trabajo acumulado se hace aún más pesado.

Una casa limpia y ordenada.

Por eso, es más fácil lavar los platos a la vez que vamos cocinando. Y es más fácil en todos los sentidos, ya que los restos de comida no han llegado a secarse y nos llevará menos tiempo ocuparnos de esta tediosa tarea. Cuando te sientes a la mesa para disfrutar de tu delicioso manjar, lo harás sabiendo que tu cocina ha quedado limpia y ordenada. Lo disfrutarás mucho más. Lo mismo ocurre cuando terminamos de comer, ya que sólo tendrás que ocuparte de hacer un último esfuerzo. Así estarás listo y preparado para seguir con tu día.

3. SÓLO 20 MINUTOS.

Este tip, es uno de nuestros favoritos. Consiste en dedicar tan sólo 20 minutos al día para ordenar nuestra casa. Convertir este hecho en una realidad es mucho más sencillo de lo que parece.

Una cosa que podemos hacer cuando vamos a ordenar, es poner una alarma cuando sabemos que vamos a tener tiempo para hacerlo. Parece mentira pero dedicar tan sólo 20 minutos a nuestro hogar, es lo mínimo que podemos hacer para crear el hábito de limpieza. De este modo, cuando suene la alarma, sabremos que es el momento de empezar, y que en menos de lo que canta un gallo, habremos concluido la tarea.

Una casa limpia y ordenada

Si esta idea no te entusiasma demasiado, podemos probar a poner la música que más nos guste. O escuchar uno de esos audiolibros que tan de moda se han puesto el último año. De este modo, tener una casa limpia y ordenada será todavía más llevadero.

4. A GUARDAR, A GUARDAR, CADA COSA EN SU LUGAR.

Ya lo decía esta vieja canción que pretendía inculcarnos una buena costumbre desde pequeños. Si le buscamos un lugar a cada cosa, será mucho más fácil tener una casa limpia y ordenada. Además es la mejor manera de aprovechar esos 20 minutos, porque sabiendo qué cosa ocupa cada lugar, tardaremos menos tiempo en ordenarlo todo. Si por ejemplo, nos ponemos con el salón, podemos agrupar todos aquellos objetos que sabemos que son de la habitación, y llevarlos de una vez sin hacer más de un viaje. Lo mismo con todas las cosas.

Una casa limpia y ordenada

Si hacemos un repaso diario de toda la casa, ahorraremos verdadero tiempo. Y gracias a este práctico hábito, no hará falta que perdamos un día entero limpiando la casa de arriba abajo.

5. A MENOS COSAS, MENOS TRABAJO.

A veces llega el momento en que no entendemos porqué está todo siempre patas arriba. Quizás no sea porque no nos esforzamos lo suficiente en mantener nuestra casa limpia y ordenada. Es muy posible, que sea porque tenemos demasiadas posesiones. Demasiados objetos, demasiada ropa, demasiados adornos o demasiado de todo.

Una casa limpia y ordenada

No se trata de desprendernos de todos nuestros bienes, pero sí de hacer una limpieza de todo aquello que realmente ya no utilizamos o no nos gustan como antes. Y es que es evidente, que si tenemos menos cosas habrá menos para ordenar y limpiar.

Si te interesa este tema, puedes ver qué artículos hemos escrito sobre casas minimalistas.

EL ARMARIO:

Un truco que suele funcionar, es colocar toda nuestra ropa junta, por ejemplo, encima de la cama. Prenda por prenda vamos separando lo que no usamos hace más de un año, y lo apartamos. Si eres una persona decidida, podrás donarlo o regalarlo sin volver a preguntártelo. Si por lo contrario te cuesta más deshacerte de tus prendas, podrás dejar esa ropa apartada, de modo que si no vuelves a utilizarla en un par de semanas, sabrás que lo único que hace en tu armario, es ocupar espacio.

Una casa limpia y ordenada

Lo mismo ocurre en el resto de las dependencias de la casa. Reúne todo los elementos de higiene y maquillaje (si lo usas, es un ejemplo), o medicinas (o caja de herramientas y un largo etc). Deshazte de todas las que no uses o estén vencidas (o caducadas). Te sorprenderá la cantidad de cosas que guardas en tu casa, pero que ya no necesitas.

Una buena forma de ordenar nuestro armario, es clasificar la ropa. puedes hacer esto como más te guste, bien por colores o por formas. Por ejemplo, puedes poner las camisetas o remeras de manga larga todas en una pila, y lo mismo con las de manga corta y tirantes o tops. Así cuando vayas ponerte algo según el tiempo que haga, tardarás menos en elegir la prenda adecuada.

6. SUPERFICIES DESPEJADAS.

Una cosa que suele ocurrir a menudo en el baño y en la cocina, es que tenemos infinidad de productos sobre la mesada. Esto no da un aspecto muy ordenado que digamos, y cambia mucho la impresión que recibimos al entrar en ese lugar.

Búscale un sitio a las especias y aceite. Procura que la ley de cada cosa en su lugar, se cumpla también en la cocina y en el baño. Así de ese modo veremos la mesada despejada y será mucho más fácil pasarle el trapo cada vez que hagamos cualquier actividad.

Una casa limpia y ordenada

Cremas, mascarillas y demás y más cosas. El baño es otra de las estancias a las que conviene poner un poco de orden de forma permanente. Si tienes todo colocado sobre una balda, te llevará muy poco tiempo volver a desordenarlo todo. Si tienes mueble de baño, intenta hacerles un lugar allí. Pero sino, puedes por ejemplo, colocar una o dos cestas sobre la balda, de modo que irás organizando los distintos productos.

MESA DE CENTRO (O RATONA):

Para mantener tu mesa de centro o ratona bien ordenada, puedes colocar una bandejita en el centro para agrupar los objetos que van sueltos. Por ejemplo, puedes poner las gafas, el mando de la tele y el libro, todo sobre la bandeja, de modo que ya no dará la impresión de tener cosas desperdigadas por ahí.

Una casa limpia y ordenada

Source: Almacén de Violeta.

Si quieres saber más sobre cómo decorar tu mesa de centro, haz click aquí. Ver las superficies vacías y despejadas ayudarán para tener una casa limpia y ordenada.

7. COLOCA UN PERCHERO EN LA ENTRADA.

Es una de las mejores cosas que podemos hacer. De hecho puede que ya lo tengas y ni siquiera le estés dando un buen uso. Prepárate, quita todos los abrigos y bolsos que llevan ahí semanas. Guárdalos en el armario y vuelve a empezar. Procura tener el perchero siempre libre y disponible para que cuando lleguemos a casa, lo primero que hagamos sea colgar nuestro bolso y abrigo.De este modo ya no tendrás las sillas llenas de cosas, y es que no hay nada que haga parecer a una casa más desordenada que la ropa tirada por todas partes.

Una casa limpia y ordenada

Otra cosa que puedes hacer, es colocar una cesta o cajita, en aquel lugar que sabes que se suelen acumular más las prendas (o en general, cualquier objeto). Por ejemplo, si eres un poco desordenado, o vives con alguien que lo sea, y sueles dejar los calcetines o zapatos tirados por el medio del salón, coloca el cesto en el salón, de modo que podrás dejar ahí tus ropas sin necesidad que invadan tu espacio visual. Cuando tengas un momento, podrás llevar cada cosa a su sitio.

8. CESTO DE LA ROPA SUCIA PEQUEÑO.

Tener un cesto de la ropa de un gran tamaño, hará que se te acumule gran cantidad de ropa, y posiblemente tardes más tiempo en hacer la colada. Si por el contrario usas un cesto de la ropa más pequeño, harás que se llene más rápido, y cuando esté lleno, no te quedará otra opción que poner la lavadora.

Una casa limpia y ordenada

Hacer la colada más a menudo (claro que es algo muy personal y depende de cuántas personas compartan el mismo cesto), hará que todo que viene después como tender la ropa o doblarla y guardarla sea algo más rápido, ya que no tendrás acumulada tanta cantidad de ropa. Además no te faltarán calcetines en el cajón.

Mantener tu casa limpia y ordenada es cosa de todos los días. Verás que cuando tomes la costumbre de hacer estas pequeñas cosas, no querrás dejar de hacerlo. No hay nada más gratificante que llegar a casa, y verla divinamente ordenada y limpia.


Puedes inspirarte con más imágenes visitando este enlace.

 

 

Deja un comentario

¡Suscríbete gratis!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.